Muchas veces hemos hecho referencia a esta técnica, pero aún no le habíamos dedicado un post a ella. Con la técnica Pomodoro podrás gestionar y organizar tu tiempo con mucha eficacia.

 

Técnica Pomodoro

gestionar tiempo Pomodoro

Francesco Cirillo fue el creador de esta técnica en los años 80 del pasado siglo y recibe este nombre porque la aplicaba cuando era estudiante y el reloj que tenía a mano era un reloj de cocina con la forma de un tomate.

Pero este pequeño reloj que inspiró esta técnica ha tenido repercusión en  todos los ámbitos, desde el laboral hasta el educativo, aplicándose actualmente también en los ámbitos artísticos y de creación literaria.

Como te habrás dado cuenta, lo importante es el reloj. Por lo que la técnica Pomodoro te va a servir de herramienta para gestionar el tiempo que dedicas al estudio.

 

En qué consiste la técnica Pomodoro

Muy fácil, se basa en aprovechar los minutos de máxima concentración en los que nuestro cerebro está plenamente atento.

Este tiempo, dependiendo de las personas, dura entre 20 y 40 minutos, aunque hay personas que pueden tener una capacidad de concentración superior.

De este modo, el tiempo se estructura en bloques cortos (pomodoros) , de unos 25 minutos (pueden ser 30) y, tras ellos, se hace un pequeño descanso de unos 5 minutos aproximadamente.

Cada cuatro bloques de tiempo (o cuatro pomodoros) se realiza una pausa más larga de unos 20 o 30 minutos.

 

Gestionar y organizar tu tiempo con la técnica Pomodoro

 

Como ves, esta técnica te va a ayudar a gestionar y a organizar tu tiempo.

Por lo tanto, si la utilizas, debes tenerlo en cuenta a la hora de hacer la planificación diaria de tu estudio.

Te recomendamos que hagas esta planificación teniendo en cuenta la prioridad de cada tarea.

Puedes marcar la importancia de cada tarea con colores, para que sea lo más visual posible.

Aprovecha los momentos del día en los que sabes que puedes estar más concentrado para llevar a cabo las tareas más importantes.

 

Consejos para realizar esta técnica

 

gestionar tiempo Pomodoro

 

-Desconecta ordenador, aleja el móvil de la habitación de estudio (apágalo si puedes), en definitiva, procura que no haya absolutamente nada que te distraiga durante este periodo de tiempo de 25 minutos.

-Evidentemente, ten a mano un reloj. Si puedes hacerte con un temporizador de cocina, mucho mejor, ya que no tendrás que tener el móvil a mano para poner la alarma o la cuenta atrás.

-Realiza 25 minutos de estudio intensivo y descansa 5 minutos.

-Aprovecha los descansos de 5 minutos para estirarte, andar un poco, aunque sea por la casa, hacer ejercicios oculares, beber agua, comer algo, etc.

-Procura que en los descansos cortos el móvil siga lejos y apagado y, si no te hace falta el ordenador para nada en estos bloques de tiempo, siga también apagado.

-Cada cuatro bloques de tiempo (pomodoros) descansa 2 de 20 a 30 minutos.

-Lo que puedes hacer en los descansos más largos:

  • Sí puedes ver el móvil (mejor mirarlo que empieces con sudores fríos y a volverte loco) y charlar con alguien.
  • Intenta salir a la calle a andar.
  • Túmbate un rato y descansa.
  • Toma un café tranquilamente, etc.

 

Ventajas e inconvenientes de la técnica Pomodoro

 

Ventajas

-Al utilizarlo de manera habitual, la gestión de tu tiempo mejorará y te ayudará a organizarte mucho mejor.

-Cuando estás totalmente concentrado te olvidad de la multitarea, por lo que tu memoria a largo plazo se ve reforzada.

-Sabes exactamente cuánto tiempo te lleva realizar las tareas, por lo que será de gran ayuda a la hora de comenzar la nueva planificación de un tema.

-Te ayuda a no procrastinar, porque al ser bloques de tiempo tan cortos, no te da tiempo a hacer pereza ni a aburrirte.

-Puedes utilizarla con todas la mayoría de las técnicas de estudio de las que te hemos hablado.

Por ejemplo, no te la aconsejamos para la autoevaluación, porque si estás haciendo test es importante que sepas el tiempo que te lleva contestarlos y te amoldes al tiempo que te dan en cada convocatoria para realizar el examen.

 

Inconvenientes

-Si sigues fielmente la técnica, te resultará muy rígida para algunas tareas y temas.

Puedes ser más permisivo con los tiempos con tareas que no requieran tanta concentración como, por ejemplo, realizar los dibujos del mapa mental o tareas más mecánicas.

-No te deja espacio para la multitarea, por lo que, en principio es una ventaja, pero para muchas personas puede resultar un inconveniente.

-Aunque últimamente se utiliza en ámbitos artísticos y literarios, puede ser en ocasiones una desventaja, porque no vas a parar de escribir cuando más inspirado estás.

En ese caso, lo tienes fácil, no pares. Pero no te olvides que, en estos ámbitos, también es necesario parar y tomar perspectiva.