En el blog hemos hablado de numerosas técnicas de estudio. Cada estudiante es un mundo y puede optar por unas técnicas o por otras. Sin embargo, la  Universidad de Harvard se preguntó cuáles eran las más eficaces para sus alumnos.

El acertar con las técnicas de estudio eficaces y adecuadas requiere tiempo, ya que tienes que ir probando una a una cómo te adaptas a ella y si, realmente, es efectiva para tus propósitos.

 

Make It Stick: the Science of Succesful Learning

Bajo este título se ha publicado el estudio que ha realizado la Universidad de Harvard para dilucidar qué estrategias son las que facilitan el aprendizaje.

Para realizar el estudio los alumnos realizaron pruebas basadas en los conocimientos más novedosos de la psicología cognitiva y otras disciplinas relacionadas.

Los nuevos descubrimientos relativos a la memoria y aprendizaje, referentes a la realización de tareas cognitivas complejas y en los que intervienen la codificación, consolidación y el recuerdo de la información han hecho posible este estudio.

Por ello, han llegado a la conclusión de que saber cómo desenvolverse y afrontar las dificultades que entraña el aprendizaje es lo relevante para tener un dominio de la materia que se está estudiando y cómo retener esta información a largo plazo.

 

Los hábitos de estudio menos eficaces

Al realizar este estudio, observaron que muchos alumnos utilizaban las mismas técnicas.

Estas, en realidad, eran contraproducentes para la comprensión y la memorización.

Entre las más comunes se encontraban:

-Subrayar y resaltar muchísima parte del texto.

-Releer continuamente solo para memorizar y no para comprender.

Ambas cosas, como ya hemos comentado muchas veces, son contraproducentes, ya que no vais a ver nada resaltado de un golpe de vista, en el primer caso y, tampoco vais a poder reterner la información en la memoria a largo plazo, en el segundo caso.

Entonces, ¿cuáles son las mejores técnicas de estudio?

 

Las técnicas de estudio más eficaces según la Universidad de Harvard

 

Tomar apuntes a mano

 

técnicas de estudio eficaces

 

Es cierto que lo que prima hoy día, y más si estás estudiando una oposición, es la velocidad.

Pero tanta velocidad puede resultar contraproducente para la memoria.

Tomar apuntes a mano va a dar tiempo a reflexionar mientras escribes, al ser una acción más lenta.

 

Por lo tanto te obliga a pensar y a analizar. Cuando haces ambas cosas, estás obligando al cerebro a procesar la información que transformará en recuerdos y, gracias a ellos, se fijará la información mucho mejor en tu memoria a largo plazo.

 

Alternar las materias

En el caso que nos ocupa, que es el temario de la oposición, puedes hacer lo mismo alternando los bloques de temas de tu oposición.

En la  mayoría de ellas tienes un bloque con temas relativos a la Constitución y a legislación y otro (u otros) con temas específicos sobre tu oposición.

Puedes ir alternando ambos.

Esto va a hacer que tu cerebro retenga mejor la información, porque no se aburre y le obliga a estar alerta.

De este modo, según los encargados del estudio, te obliga a organizarte de modo diferente, que puede resultar más eficaz.

Además esta alternancia de diferentes temas va a hacer que lo que estés estudiando lo comprendas mejor y se fije en tu memoria.

 

El descanso es primordial

Esto es algo de lo que hemos hablado en muchas ocasiones.

El hacer jornadas maratonianas sin levantarse de la silla conlleva agotamiento y falta de concentración y pierdes tanto la perspectiva de los que estás estudiando como la retentiva.

Recuerda que una oposición es una carrera de fondo, más larga incluso que un año de universidad, y que no puedes mantener el ritmo de ese modo.

Lo importante es que para asentar la información te tomes descansos en tu jornada de estudios, también entre tema y tema, tengas una buena higiene del sueño y camines y hagas ejercicio y tengas vida social.

Todo ello, aunque no lo creas, te ayudará a consolidar la información en tu memoria.

 

No releas y releas

Leer un tema una y otra vez no te va a servir de nada. Bueno, sí, puede servirte para aburrirte a ti mismo y que piense que te va a explotar la cabeza.

Sí es conveniente que hagas una lectura previa del tema y un par de lecturas mientras analizas cuáles son las palabras, ideas y conceptos claves y los subrayas.

Pero una vez hecho esto, tómate la lectura completa del tema como el paso previo a otras técnicas de estudio que van a ser más útiles en tu aprendizaje.

En este post te hablamos de cómo realizar el repaso y cómo afecta a la curva del olvido.  

 

Toma tu estudio como un desafío

Sal de tu zona de confort. Tómate la oposición como un reto y desafíate a ti mismo.

Aplica nuevas técnicas de estudio, analiza, plantea y resuelve problemas, amplía información, estudia en grupo.

Todo ello te ayudará a estar más despierto (en todos los sentidos) y a que tu cerebro esté predispuesto siempre a aprender algo nuevo.

Y cuando el cerebro se encuentra con nuevos retos y desafíos funciona mejor y es más eficaz. Recuerda que es un músculo y, como tal, cuanto más lo ejercites, más sano estará.  

 

Para ampliar la información sobre las técnicas de estudio más eficaces según la Universidad de Harvard te dejamos este vídeo.