Cuando decides estudiar unas oposiciones, has tomado una decisión importante que te ha hecho salir de tu zona de confort.

Para ello has tenido que dejar atrás el miedo que puede impedirte cambiar de situación laboral o de comodidad en tu vida.

Estudiar oposiciones conlleva tiempo y mucho esfuerzo y tu vida cambia.

Sin embargo, si al final has decidido dar el paso, no creas que estás a salvo de volverte a encontrar en una zona de confort falsa.

 

Cuando la zona de confort no es tan confortable

 

Puede que te hayas sentido anclado en una situación en la que ves que tu estudio no avanza y no haces nada por sacarlo adelante.

Primero aparece la procrastinación y, después, el abandono de los estudios.

Lo que ha ocurrido es que ha surgido un miedo al cambio y te sientes atenazado y abrumado por el miedo que supone no saber qué va a ocurrir, aunque sabes que puede ser mucho mejor para ti, y no quieres hacer ni siquiera el mínimo esfuerzo para cambiar y salir de tu zona de confort.

zona confort estudiar oposiciones

En la mayoría de los casos no son los factores externos los que influyen en tu toma de decisión, sino son tus creencias limitantes las que te impiden avanzar.

Puede ocurrir un choque entre tu pensamiento racional que te dice que debes salir de esa  zona de confort porque la vida sería de otra manera y el miedo a perder lo que, incluso, a veces no tienes.

Esto repercute en tu salud. La depresión y la ansiedad desaparecen y llegados a este punto, es seguro que abandones tus oposiciones.

Debes pensar qué es a lo que tienes miedo y que te impide que tu vida dé un giro que influya en tu felicidad y en la de los que te rodean.

Para que esto no te ocurra te damos algunos consejos.

 

Olvídate de tu zona de confort al estudiar oposiciones

 

Todo lo bueno que te puede pasar cuando sales de tu zona de confort está al alcance de tu mano.

Esto es solo una parte pequeña de todo lo bueno que te ocurrirá:

 

Perderás el miedo

Cuando estudias oposiciones es lógico que plantees algunas preguntas y que estas representen miedos lógicos que todos los que deciden presentarse por primera vez a unas oposiciones tienen.

Es normal que te preguntes si vas a poder dedicarle todo el tiempo que se necesita, si vas a ser capaz de estudiar todo el temario, si no van a flaquear tus fuerzas y tu motivación durante todo el tiempo que dura la oposición.

Todo esto es lo normal y no debes preocuparte al hacerte estas preguntas.

Es más, son preguntas que todos deberían hacerse antes de empezar a estudiar la oposición, porque te pueden ahorrar muchos problemas de tiempo, esfuerzo, dinero y salud.

Otra cosa es que cuando empieces a estudiar (incluso cuando estás sopesando si te vas a inscribir en ellas) es que te obsesiones con no dar la talla, creerte menos inteligente que otros, pensar que no vas a aprobar, etc.

Si ya estás estudiando y te planteas todo esto no vas a concentrarte, desaparecerá tu motivación, dejarás de memorizar correctamente, aparece el insomnio… y llega la procrastinación y la depresión, y prefieres quedarte como estabas antes de estudiar.

Por lo tanto tienes que cambiar el chip, darte una oportunidad, plantar cara a tus miedos dejando de lado las creencias limitantes y tratando de ver la oposición como una oportunidad y no como un castigo y, por lo menos, intentarlo.

 

Te superarás a ti mismo

 

Al darte una oportunidad, surge la autoconfianza. Esta es clave durante todo el proceso de preparación de las oposiciones.

Para ello márcate metas diarias, dentro de estas metas, establece metas pequeñas.

Por ejemplo, simplemente terminar la lectura de un tema es una meta que has superado.

Felicítate y recompénsate por este reto alcanzado. De este modo verás que sí estás pudiendo con ello, poco a poco, sin prisa y sin pausa.

Antes que te des cuenta verás que, todas estas pequeñas metas van construyendo otra más grande, van haciendo que alcances los objetivos a más largo plazo que te hayas marcado.

Es entonces cuando vas a tener una mayor confianza en ti mismo y los miedos se irán disipando.

Y esto hace que vayas enfrentándote, cada vez más seguro de ti, a retos mayores sin que el estrés de salir de tu zona de confort aparezca en tu estudio.

 

Adiós fracaso, hola oportunidad

zona confort estudiar oposiciones

 

Todo a lo que te enfrentes en la vida tiene un riesgo y ese riesgo tiene el mismo porcentaje de probabilidad de fracaso que de éxito.

Tú eres el que tienes que hacer todo lo posible por inclinar la balanza a favor del éxito.

De esta manera le darás una oportunidad de ver a lo que te enfrentas de manera global y podrás analizar mejor cada situación.

Si has “fracasado”, por ejemplo, si ya has suspendido una oposición, tómatelo como una oportunidad para aprender de tus errores y experimentar con otras tácticas y técnicas.

optimista, pero de forma inteligente, no porque sí.

Por ejemplo, piensa de manera constructiva si has suspendido las oposiciones. Es más fácil que apruebes en la siguiente por toda la experiencia acumulada que llevas. 

También llevas temario adelantado, reconoces tus fallos y puedes convertirlos en éxitos. 

 

Aumentará tu creatividad

Y esta es muy importante a la hora de estudiar una oposición.

Para salir de la zona de confort, sobre todo cuando menos te apetece ponerte a estudiar tu oposición, deberás echar mano de toda la imaginación del mundo para autoengañarte.

Sí, plantéatelo como una nueva experiencia.

Y cuando tienes nuevas experiencias, la creatividad se dispara.

Y en las oposiciones puedes echar mano de ella y divertirte estudiando con trucos nemotécnicos, dibujando mapas mentales, etc.

Esto influye en el aprendizaje, porque el cerebro se divierte, lo que te llevará a memorizar mejor y a que la información se fije mejor en tu memoria a largo plazo.

Por esto es importante también que no te quedes en casa encerrado porque estás estudiando unas oposiciones.

También debes hacer el esfuerzo y salir de tu zona de confort y de ahí a la calle.

Crea nuevas experiencias, pon en marcha tu creatividad, serás más feliz y esto repercutirá en tus estudios de forma altamente positiva.

 

 

Trucos para salir de la zona de confort cuando estás estudiando oposiciones

zona confort estudiar oposiciones

Estos trucos no solo te van a servir solo en lo que se refiere al estudio, sino que puedes aplicarlos en cualquier aspecto de tu vida cotidiana.

 

  • Ten motivación, sabes que una nueva vida te espera.
  • No niegues la realidad, pero ten una actitud positiva ante ella.
  • Olvídate de todas las excusas que puedas ponerte.
  • Plantea cada día como un nuevo reto.
  • Haz de estos retos pequeñas metas diarias alcanzables.
  • Sé constante.
  • Introduce otros cambios en tu vida, aunque sean pequeños (córtate el pelo de otro modo, aprende algo que te guste mucho, haz cosas creativas, ve en bici al trabajo…)
  • Conoce gente nueva. Puedes hacer un grupo de estudios, por ejemplo.
  • No pasa nada por pedir ayuda cuando lo necesitas.
  • Relájate y practica el mindfulness. Te ayudará a estar presente en el aquí y el ahora.
  • Felícitate y recompénsate porque estás realizando un gran esfuerzo y tienes derecho a una recompensa. Piensa en pequeños momentos como tumbarte al sol escuchando tu música favorita.